Exposición Savage Beauty dedicada al modisto Alexander McQueen

27 Jul

 

 

 

 

 

 

 

 

Para empezar, en su inauguración, el pasado 4 de mayo, se reunió la flor y nata de la ciudad: desde Paul McCartney y Madonna a diseñadores como Karl Lagerfeld o Tom Ford. Acudieron la temible Anne Wintour, Orlando Bloom, Chloë Sevigny, Kate Hudson, Sarah Jessica Parker, Giselle Bündchen, Milla Jovovich y un infinito y rutilante etcétera. El Met se vistió de gala para homenajear al genial diseñador británico fallecido en febrero de 2010.

El increíble éxito de Savage Beauty. Desde nuestro punto de vista existen dos razones fundamentales por las que se ha convertido en un motivo de visita obligada al Met. En primer lugar, dado el número elevado de féminas con stilettos y modelitos de escándalo aguantando las dos horas de cola, acudir a este santuario temporal del maestro McQueen proporciona una sensación de pertenencia al célebre Manhattan del glamour y los excesos.

Destacar el extraordinario trabajo de Andrew Bolton, comisario del Metropolitan Museum of Art’s Costume Institute, así como el asombroso despliegue de medios en el montaje expositivo.

Alexander McQueen fue siempre polémico, un enfant terrible de la moda, ferviente amante de las grandes puestas en escena para mostrar sus colecciones. Esta exposición es, por tanto, una prolongación de esas espectaculares pasarelas en las que mostraba al mundo creaciones que sobrecogían al espectador, en cierto sentido, como un romántico típico del siglo XIX.

Su visión fatalista de la vida determinará a lo largo de su corta carrera el tipo de mujer que pretendía vestir: bella, en apariencia frágil y delicada, pero que inspirase temor. En este sentido, McQueen solía decir que se sentía inspirado por las plumas –”su color, su diseño, su ligereza, su ingeniería tan elaborada. De hecho intento trasladar la belleza de un ave al cuerpo de una mujer”–, de este modo, ellas le ayudaron a idear su icono femenino y se encuentran en gran parte de los diseños de la muestra, junto con metros de frágil organza, sólidos bordados, zapatos imposibles, cuero o conchas.

McQqueen resultó ser todo un artista cuya mayor virtud, según Bolton, residía en saber conjugar el conocimiento profundo de su oficio como sastre junto con la expresividad más exquisita para manifestarse en sus diseños de forma autobiográfica.

UNA GALERIA DE LA MUESTRA EN EL MUSEO DE  TODAS SUS COLECCIONES 

This slideshow requires JavaScript.


 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: